¡Nadie puede resistirse a una buena pizza!

//¡Nadie puede resistirse a una buena pizza!

¡Nadie puede resistirse a una buena pizza!

Su forma redonda, el tomate con especias, el queso fundido, su olor, inmediatamente nos transportan a los periodos más felices de nuestra infancia. No solamente se queda allí, es uno de los alimentos que más adeptos tiene por todo el mundo. Es un plato con el que seguramente acertemos, el complemento ideal para cenas de amigos o para ver Netflix en pareja, para los  domingos que no nos  apetece cocinar. Pero, ¿por qué a todos nos gusta tanto?

Si nos fiamos de lo que dice la ciencia (y tener un argumento de mayor peso que el de “pues, está riquísima”) la pasta, el azúcar, el pan o cualquier alimento con una buena dosis de hidratos de carbono hace de estos alimentos algo difícil de abandonar. Nuestro  cerebro sabe lo que necesita para evolucionar (en la antigüedad se comían muchos hidratos), de ahí que nos llamen tanto.

Según la revista Chemical Senses, los receptores de nuestra lengua evolucionan según los alimentos que consumimos  cotidianamente. Por lo tanto, al igual  que con el sabroso, existiría un sabor a almidón distinguible para nuestros paladares. 

Pero, fuera del  terreno científico y de la evolución, hablando de lo más cotidiano, estas son las razones por las que nos gusta tanto comer pizza:

1- Cruje y nos encanta. Su masa es uno de los puntos fuertes de esta receta: crujientes, blanditas por dentro y esponjosas. Darle un bocado a los bordes es como morder pan recién hecho y ya sabemos que nadie se resiste a eso.

2- No es aburrida. Y es que ya queda lejos la masa básica de tomate, mozzarella y orégano. hoy en día podemos echarle casi cualquier cosa a nuestra pizza, desde los amantes de los diferentes tipos de quesos, las más originales a las de chocolate. El punto de inflexión lo tuvo la pizza de piña y, una vez comprobado que se podía mezclar el dulce de la fruta con el salado, empezaron a surgir nuevos modelos de recetas.  Ahora podremos encontrar pizzas de nutella o de gambas. La gran variedad de combinaciones que nos permite la pizza hace que sea muy sencilla de preparar con cualquier cosa que tengamos en la nevera.

3- Originalidad al poder. No solamente te permite jugar con las diferentes combinaciones de ingredientes, sino que podrás jugar también con su presentación. Desde los bordes rellenos de queso, a las pizzas dobladas o Calzone o a las con formas estrella o de corazón.

4- Es un acierto en cualquier situación. Cumpleaños, reuniones de amigos, cenas románticas, reuniones de trabajo: no hay nadie que se niegue a una buena pizza.

5- Fácil de preparar. Encontrarás pizzas hechas, masas de pizza, pizzas congeladas, masas de pizza congeladas… No tardarás más de media hora en preparar una pizza buena y deliciosa. Y si no quieres cocinar solamente basta con levantar el teléfono o pedir pizza online.

6- Cómoda de comer. Desde los que se comen la pizza con cuchillo y tenedor a los que se la comen con las manos y a bocados. Es muy fácil de llevar y la podemos comer para cenar, comida o al venir de tomar algo por la noche. Es uno de los alimentos que también está rico al día siguiente y frío. Así, si sobra, no tendremos que cocinar al día siguiente tampoco y nuestra pizza no  perderá su sabor.

7- No hay que limpiar casi. Si decidimos pedir pizza y no queremos ensuciar los platos, podremos comerla dentro del cartón en el que viene y así no ensuciaremos nada para tener que lavarlo luego. Una vez hayamos terminado de comer la pizza, con tirar los restos  ya estaría.

By | 2019-06-27T08:42:18+00:00 junio 12th, 2019|Curiosidades|0 Comments

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
915 212 153